Líderes eclesiales presionan para acabar contra los “minerales de conflicto”

Cientos de productos vendidos por empresas europeas se fabrican usando recursos que financian la violencia, denuncia una carta firmada por 120 obispos y difundida por la Alianza Internacional de Agencias Católicas de Desarrollo (CIDSE). El comunicado incluye una lista con los cinco principales importadores de teléfonos y ordenadores que incluyen tántalo, tungsteno y oro, sobre los que actualmente es imposible precisar la limpieza o no de su procedencia.
“En algunos países del Sur, sobre todo en los que son ricos en recursos naturales (minerales, madera, gas, petróleo…), el control, la extracción, el procesamiento y el comercio de estos recursos financian grupos armados y fuerzas militares y de seguridad que cometen graves violaciones de los derechos humanos, en vez de contribuir al desarrollo humano”, dice la carta firmada por obispos y dirigentes de la Iglesia Católica.
El texto considera importante el artículo 1502 de la ley Dodd Frank adoptada por Estados Unidos en 2010. Según esta norma, las empresa que cotizan en los mercados bursátiles de Estados Unidos están ahora obligadas a aplicar procedimientos de “debida diligencia para verificar si los minerales que se emplean en sus productos han contribuido a financiar a grupos armados”, en República Democrática de Congo –de dónde procede gran parte del coltán utilizado por los modernos aparatos electrónicos– y en sus nueve países vecinos. El reglamento que ha propuesto la Comisión Europea, por su parte, amplía el ámbito de aplicación a todas las zonas de riesgo del mundo, pero debe aumentar la gama de recursos naturales cubiertos, responsabilizar a las empresas en toda la cadena de suministro e implantar un sistema de debida diligencia basado en las buenas prácticas, recomienda CIDSE.Alemania, Reino Unido, Holanda, Francia, Italia y las importaciones de China son los mayores responsables de que Europa tenga productos realizados con minerales conflictivos.
Fuente: mundonegro.com