Noticias de nuestro amigo y compañero Coco

small_ALEGRIA en ROPOLO -Estos ni+¦os pasaron ya la cuarntena (800x600)Alegría y tristeza en las casas en cuarentena.

Visitar continuadamente casas en cuarentena, preguntarles cómo se encuentran, si han tenido problemas, si necesitan comida, jabón, agua, carbón; si se han llevado a algún miembro al Centro de Tratamiento de Ébola…animarles, comunicarles que estamos con ellos, escucharles…se acaba convirtiendo en tu día a día, al final sin darte cuenta creas una coraza de cierta insensibilidad, que por un lado te protege, pero que por otro has de tratar de eliminar…para poder seguir ofreciendo una sonrisa desde el corazón, para trasmitirles algo de Amor, para que las palabras que salgan de tu boca les animen, les acompañen.

Pero por mucho que se convierta en tu trabajo diario a veces no puedes dejar de sorprenderte. La ALEGRÍA y la TRISTEZA en la que viven, a veces es tan fuerte, que la vives con ellos, de alguna manera, la compartes con ellos…

Empecemos con la Tristeza para acabar con la Alegría, para así despedirme de vosotros enviándoos un mensaje de Esperanza.

small_Prepar+índose para desinfectar la casaTRISTEZA

El ébola había dejado la ciudad de Lunsar hace más de un mes, era una batalla ganada en la guerra contra el enemigo invisible, que respiro, que paz…Eso me hizo concentrar mi trabajo en otras áreas del país, más al sur: Masiaka, Mile 91, Mangue Bureh y Lungi.

Hace cosa de dos semana el ébola llegó de nuevo a Lunsar, vino por carretera, una vez más; vino con Abibatu, que solía ir de manera continuada a Freetown. Una de esas noches en Freetown la pasó en otra casa, no donde solía quedarse, quizás fue ahí donde el ébola agarró a Abibatu. Regresó a Lunsar, al día siguiente le empezó a doler el estómago, al siguiente fiebre y otros síntomas, Acudió al centro de salud donde le darían algún tratamiento de los dolores nada más y la mandaron de vuelta a casa…los síntomas continuaron, al cuarto día murió en su hogar.

Todos tocaron el cuerpo muerto: la madre, la hermana, sus hijos. Dos de sus hijos mayores limpiaron el cuerpo y lo vistieron…Y aprovechando esta cadena de “errores humanos” el ébola se hace fuerte, intenta sobrevivir…intenta tomar Lunsar de nuevo.

El ébola team se llevó el cuerpo sin vida de Abibatu, un cuerpo en su momento álgido de transmisión de la enfermedad. Días más tarde, tras el resultado positivo de ébola de Abibatu, pusieron la casa en Cuarentena; el ébola había regresado a esta ciudad de las minas: Lunsar.

Empezaron a correr 21 días…sin salir de casa. Empezaron a recibir comida, carbón, agua…16 personas dentro de un cordón rojo que acotaba la casa…Niños en medio que no entendían nada, jugando sin salir del cordón, qué milagro…Un policía, Mr. Koroma les vino a hacer compañía de 7h a 19h cada día, a vigilarles; a él se unió Ibrahim Fofanah un sobreviviente del ebola que nosotros contratamos para que supervise la casa. El trabajo de Ibrahim consiste en tomar la temperatura cada día, mañana y tarde a cada uno de los habitantes de la casa, sensibilizar a las personas en cuarentena y a los vecinos, contarles su experiencia personal con el virus y como afectó a su familia…Tomar nota de todo lo que acontece y es trascendente. Da parte a las autoridades si algo pasa…

small_Mr. Koroma, el polic+¡a…Y ha pasado mucho:

El día 16 las autoridades sanitarias se llevaron a Debora de 16 años y a Munir de 12 por tener síntomas de ébola. EL 18 se llevaron a kadiatu, 34 años, Magbinty de 35, Yabin de 6 y Fatmata de 5. El 21 a Momoh Kamara (27) y a Nafath (9). El día 22 a Adamsay de 35 años y a Rugiatu de 9 meses. Todos ellos, los 10, han dado positivo de ébola en el Centro de Tratamiento de la enfermedad.

De 16 personas que estaban en la casa en cuarentena quedan 6. Ayer fuimos a llevarles comida. Hawa de 25 años y su hija Isatu de 9 meses, Momoh de 26, Isatu de 10 años y Mohamed de 18 años siguen pasando los días en una incertidumbre muy grande: qué será de ellos y qué será de sus familiares. Aún así reciben la comida y la radio con una sonrisa y muchos TENKI (gracias).

La cuarentena empezó a contar de nuevo el día 22 de febrero, cuando se llevaron a Adamsay y Rugiatu. Desde el día 22 se empieza a contar de nuevo 21 días.
La casa ha sido desinfectada en 5 ocasiones.

Para terminar deciros que de esa casa el ébola pasó a otra, y a otra, y a otra más. Un chico empezó a llevar agua cada día a la casa en cuarentena, a los pocos días fallecía. Mr. Kabbia no ha querido ser encerrado en cuarentena y ha huido…no sabemos si acompañado del ébola. De esta manera, a través de una sola persona el ébola aterrizó de nuevo en Lunsar.
A día de hoy hay 4 casas en cuarentena en 4 áreas diferentes de esta ciudad en la que vivo acogido por las Hermanas Clarisas de Méjico, que me ofrecen un hogar y cariño.

small_La ALEGR+ìA de un beb+®ALEGRÍA

La ALEGRÍA es también parte de este mundo de tinieblas que es el ébola. Alie Kamara se encuentra en cuarentena con 6 de sus 8 hijos en Tagrin, cerca del aeropuerto de Lungi, una zona muy azotada por la enfermedad. Se llevaron a su mujer y a otros dos hijos a un Centro de Tratamiento . La verdad es que veías al pobre Alie con sus hijos, todos pequeñitos, y te inspiraba una gran “soledad acompañada”.

Hace unos días fuimos a hacerles una visita para ver como iba todo. Nada más llegar la cara de Alie nos daba la bienvenida con una gran sonrisa, con una boca de cocodrilo, grande y expresiva, no podía más de FELICIDAD. Su mujer y sus dos hijos abandonaron el centro de tratamiento, los 3 han superado la enfermedad del ébola, están en Freetown en casa de alguien, fuera de peligro. Esa soledad de Alie se había tornado en una gran felicidad. Los 6 hijos que le acompañan están radiantes, su hogar no se ha roto…seguirán viendo a su Mamá y sus dos hermanos. Seguirán todos comiendo juntos, jugando juntos, en casa. Este viernes que viene se acaba la cuarentena par ellos, qué respiro, qué bocanada de AIRE.

Difícilmente se puede presenciar una felicidad tan grande…es como la imagen del hijo pródigo…existía la esperanza y ocurrió el milagro.

Gracias a Dios esto no es un caso aislado, esta ALEGRÍA se vive de manera continuada en todo el país.

En Ropolo, cerca de Mangue Bureh, 6 casas con mas de 50 personas, de los cuales muchísimos niños, fueron puestas en cuarentena…la han pasado sin problemas y mi amigo el padre Pepe, mejicano, que los visitó un millón de veces, ha celebrado una misa de acción de gracias en el mismo pueblo, lo bonito es que todos son musulmanes y estaban felices de rezar juntos.

small_ALEGR+ìA - Alie Kamara tras recibir la gran noticiaEvidentemente el Ébola nos dejará, por ello esta Alegría y Esperanza dan fuerzas para trabajar. La alegria de Alie, de los niños de Ropolo, del padre en cuarentena con su bebé en los brazos…

Mi día a día está entre varias ciudades de Sierra Leona, visitando esas casas, trabajando con los sobrevivientes, compartiendo un poco de esperanza, suministrando algo de comida…y mucha, mucha moto.

Gracias a a la ONG Mundo Cooperante he cambiado una vieja moto off road de segunda mano, que me dejaba tirado continuamente en cada esquina de estas bonitas tierras, por una nueva Honda XL 125 Off Road que va que te mueres. Trabajar con las herramientas necesarias cambia muchas cosas. Da “felicidad”, entre comillas claro, me entendéis.

Gracias a Unidos Podemos y a mi amigo Fernando Giménez, que organizaron un concierto el pasado sábado para apoyar el proyecto de niños huérfanos que hemos puesto en marcha. Gracias a Guzmán y los Hobbies que lo hicieron de puta madre. Fue un éxito.

Gracias a Africa Directo, a la Fundación Atabal y a Coopera por implicarse tan de lleno en esta lucha silenciosa.

Gracias a todos mis amigos por vuestro apoyo. Gracias a las parroquias de Santa Brígida, Tafira Alta y Baja, Lavapiés. Tenki tenki.

Abrazos, Coco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios