El agua y la salud: dos derechos humanos incumplidos y relacionados

¿Por qué es tan importante?

El derecho al agua y al saneamiento fue reconocido por Naciones Unidas en 2010 como un derecho humano determinante para la consecución del resto de  derechos humanos y muy especialmente ligado al derecho a la salud.

El derecho humano al agua y al saneamiento debe ser garantizado por los Estados al ser un elemento fundamental para el desarrollo integral de las personas y la erradicación de la pobreza.

A pesar de ello, persiste un enorme déficit de acceso en amplias regiones del planeta; una realidad que condiciona los índices de pobreza, la situación del medioambiente, de la salud o la alimentación. Afectando especialmente a mujeres por ser las encargadas de desplazarse para conseguirla y transportarla.

No hablemos de datos sino de personas… y reflexionemos…

Imagina que esos millones de personas a los que tantos datos se refieren, fueran una sola, pero cercana a ti (tu hija, una amiga, tu madre, un vecino, …) o simplemente tú; activando nuestra empatía es más fácil comprender las realidades, injusticias y vulneración de derechos que día a día sufren tantas personas en el mundo, son cifras tristes e inaceptables si pensamos realmente en lo que significan.

El agua es un bien necesario para mantener la salud

Ya hemos dicho que es un derecho  humano reconocido y que los estados deben garantizar pero la realidad es otra…

  • Millones de personas no tienen acceso a un abastecimiento de agua mejorado y carecen de acceso a sistemas de saneamiento adecuados.
  • Las enfermedades causadas anualmente por problemas relacionados con el agua provocan que millones de personas mueran, siendo la mayoría niños y niñas.
  • Gran parte de la población de países en desarrollo están infectados por parásitos intestinales que ocasionan malnutrición, anemia y retrasos en el crecimiento
  • Millones de personas padecen ceguera a causa del tracoma
  • Cientos de millones de personas estan infectadas por la esquistosomiasis y muchas de ellas sufren consecuencias graves.
  • Numerosos pozos de países como Bangladesh están contaminados por arsénico, que puede provocar lesiones cutáneas y cáncer.
  • ­La diarrea provoca muertes y discapacidad en todo el mundo. Es comúnmente causada por infecciones gastrointestinales, en la mayoría debido a un abastecimiento de agua insalubre y a un saneamiento y una higiene deficientes.
  • ­Más de 50 países siguen informando de casos de cólera a la OMS.

La salud de los niños y niñas en peligro

La etapa infantil es la más golpeada por la imposibilidad de acceder a agua potable y saneamiento básico. La desnutrición puede derivar en una disminución de su capacidad cognitiva y, por tanto, en su desarrollo integral como persona y sus opciones de futuro e incluso llegar a causar la muerte.

Las mujeres siempre más afectadas

La inequidad de género en salud esta demostrada y una de las causas que potencian esa desigualdad de acceso a la atención en salud y a los medicamentos son los condicionantes sociales y culturales que le impiden desarrollarse con igualdad de oportunidades.

Igualmente millones de mujeres y niñas sufren más la escasez de agua debido a roles tradicionales de género que las responsabilizan como únicas  cuidadoras familiares, proveedoras de alimentación y agua potable, higiene, salud e  incluso de la producción agrícola.

Hay mujeres que recorren cada día varios kilómetros para transportar el agua para toda la familia que provoca desgaste físico y reduce su tiempo y  oportunidades  para su desarrollo personal.

Para hacernos una idea de cuantas enfermedades tienen relación con el agua

¿Es posible mejorar esta situación y merece la pena el esfuerzo?

Opinamos que sí; no solo se puede y merece la pena intentarlo sino que por justicia es una obligación a nivel internacional para prevenir el sufrimiento evitable de millones de personas; evitar muertes infantiles por diarrea; muertes por malaria; muertes de niños y niñas por desnutrición; y la incapacidad física por filariasis linfática y cegueras por tracoma de tantas personas en el mundo.

Aunque los datos también indican algunos logros en relación al acceso al agua, el reto global se debe mantener por derecho y por salud.

El agua como fuente de salud 

“El agua de calidad y su gestión adecuada es fundamental para la salud mundial, por tanto, para  prevenir  las enfermedades relacionadas con el agua hay que garantizar a nivel global: acceso a agua potable segura; saneamiento y medidas de higiene adecuadas; y una eficiente gestión del recurso agua.”

Fdo. Chelo Díez Chao. Técnica de Farmamundi Extremadura

Anuncios