Primera semana sin nuevos casos de ébola en África en año y medio

El mundo vivió en la semana del 28 de septiembre al 4 de octubre una situación inédita desde marzo de 2014: no hubo ni un solo caso nuevo registrado de ébola, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto es prueba de que la propagación del virus, que empezó en diciembre de 2013, se debilita, pero —advierte la OMS— no se deben lanzar las campanas al vuelo. Una semana es poco para sacar conclusiones. Hay que contar con dos periodos de incubación (21 días cada uno, seis semanas en total) sin nuevos casos para poder dictaminar que un territorio está libre de la enfermedad.

El actual brote surgió a finales de 2013 en el interior de Guinea, pero hasta marzo de 2014 no hubo una inquietud internacional. Aunque ha tenido alguna propagación peligrosa (los brotes de Nigeria, con 20 casos, o Mali, con 8, aparte de los dos contagios de España y EE UU), se ha mantenido en Guinea, Sierra Leona y Liberia. En total, se han registrado hasta la fecha 28.421 personas infectadas, de las que han fallecido 11.297.

Actualmente, solo se mantienen activos focos en Guinea y Sierra Leona. Liberia es un buen ejemplo de las precauciones que hay que tener. Fue declarada libre de ébola por la OMS en mayo, después de seis semanas sin ningún diagnóstico nuevo. Pero, poco después, hubo una nueva notificación. La última declaración de país libre de la enfermedad se le concedió el 3 de septiembre de este año.

Aunque esta sea la primera vez que los dos países donde aún se diagnostican casos no registran ninguno, Guinea ya tuvo una semana igual en los últimos dos meses (la que acabó en el domingo 13 de septiembre de este año), y Sierra Leona, dos (del 10 al 23 de agosto). Desde el 27 de julio, se han declarado 28 casos, muy lejos de los 300 contagios semanales que se contabilizaban hace un año.

Los riesgos actualmente son varios. Primero, la OMS advierte de que tiene 500 casos en seguimiento en Guinea porque han estado en contacto con enfermos, y hay que esperar tres semanas hasta descartar la posibilidad de que alguno dé positivo en un análisis. Y, tanto en Guinea como en Sierra Leona, “varios contactos de alto riesgo han quedado sin seguimiento”. Por lo tanto, “se mantiene el riesgo de que aparezcan nuevos casos en el corto plazo”.

Fuente: internacional.elpais.com

Anuncios