Médicos Sin Fronteras, Chapeau¡¡¡

MSF renuncia a los fondos públicos de la Unión Europea y sus estados miembros, en protesta por su dañina política migratoria.

NO TODO VALE…

Pasados tres meses del acuerdo entre la UE y Turquía, que los Gobiernos europeos consideran un éxito, miles de personas vulnerables han sido abandonadas a su suerte sin importar el coste humano. Como consecuencia directa de este acuerdo, más de 8.000 personas, entre ellas cientos de menores no acompañados, han quedado atrapadas en las islas griegas, donde han estado viviendo en condiciones extremas, en campos superpoblados, a veces durante meses. Estas personas temen ser devueltas por la fuerza a Turquía, y a pesar de esta posibilidad, se les priva de asistencia legal, su única defensa contra una expulsión colectiva. La mayoría de estas familias, que Europa ha decidido apartar de su vista mediante disposiciones legales, han huido de la guerra en Siria, Irak y Afganistán.

“MSF lleva meses denunciando la vergonzosa respuesta europea, centrada en disuadir a estas personas en lugar de proporcionarles la asistencia y la protección que necesitan”. La semana pasada, la Comisión Europea dio a conocer una nueva propuesta para replicar la lógica del acuerdo con Turquía en más de 16 países de África y Oriente Próximo; estos acuerdos impondrían restricciones en los convenios de comercio y ayuda al desarrollo a los países que no frenen la migración hacia Europa o no faciliten los retornos forzosos, y premiarían a los que sí lo hagan. Entre estos socios potenciales se encuentran Somalia, Eritrea, Sudán y Afganistán, cuatro de los diez principales países de origen de los refugiados y solicitantes de asilo*.

El intento de Europa de externalizar el control migratorio está teniendo un efecto dominó, con las fronteras cerrándose una tras otra hacia el este, hasta Siria –apunta el representante de MSF–. La gente tiene cada vez menos lugares a los que huir. En Azaz, 100.000 personas han quedado atrapadas entre una frontera cerrada y el frente de batalla: la aterradora situación de la gente de Azaz ¿va a ser una excepción o por el contrario va a ser la norma a partir de ahora?”

El paquete financiero del acuerdo UE-Turquía incluye 1.000 millones de euros en ayuda humanitaria. Nadie duda de que hay necesidades humanitarias en Turquía, país que en la actualidad acoge a unos tres millones de refugiados sirios, pero esta ayuda no se basa solo en tales necesidades: esta ayuda se ha negociado como recompensa por las promesas de control fronterizo. Esta instrumentalización de la ayuda humanitaria es inaceptable.

Por todo ello, “Médicos Sin Fronteras no va aceptar más financiación de instituciones y Gobiernos cuyas políticas son tan dañinas.  De este modo llaman a los Gobiernos europeos a cambiar sus prioridades: en lugar de maximizar  el número de personas que pueden rechazar, deben aumentar el número de personas que pueden acoger y proteger”.

EL TRIGO Y LA CIZAÑA, LOBOS CON PIEL DE OVEJA

Ahora es médico sin fronteras, hace unos días era el Papa Francisco quien pedía que se rechazara una ayuda ambigua, que venía de Argentina, al proyecto de escuelas.

Comienzan los gestos públicos de coherencia de que no todo vale. La coherencia pide que se distinga los que es solidaridad de lo que es injusticia y no digno.

Buenas lecciones para comenzar a discernir  y separar el trigo de la cizaña, necesitamos adentrarnos en esos espacios y disquisiciones, porque no podemos bailar todos los bailes ni todas las músicas.

Y esta lección nos vale para todos los ámbitos, también para  el camino de las elecciones  y los modos de presentar programas, promesas, etc. No todo vale.

Sobre todo no vale, como decían los profetas: “así dice el SEÑOR: Por tres transgresiones de Israel, y por cuatro, no revocaré su castigo, porque venden al justo por dinero y al necesitado por un par de sandalias…Oíd esta palabra, vacas de Basán, que estáis en el monte de Samaria, las que oprimís a los pobres, quebrantáis a los menesterosos…”  Se le ha puesto precio a un modo de hacer y de ser, y con ello hemos entendido que hemos acabado con un problema que está en la puerta y afecta a millones y millones de hermanos.

Hemos de levantarnos y acabar con estos modos de hacer en nuestra Europa, la del humanismo  cristiano, la de la dignidad de la persona, la de ética mínima y ciudadana. No es de coherencia, no forma parte de nuestro pensamiento ni de nuestro sentir. Ahora, ya… Todos con Médicos sin fronteras ¡

Fuente: José Moreno Losada – blogs.hoy.es/de-lo-divino-y-lo-humano

Anuncios