Estado Mundial de la Infancia 2016

Unicef ha presentado el informe Estado Mundial de la Infancia 2016, informe que este año porta por lema “Una oportunidad para cada niño”. En esta publicación se destaca que unos 16.000 niños menores de cinco años mueren cada día en el mundo, vuelven a ser los países africanos los que ostentan el lamentable récord de sufrir más muertes de menores de 5 años, Angola, el Chad, Somalia, la República Centroafricana, Sierra Leona, etc. En el lado opuesto encontramos los países que tienen la menor tasa de mortalidad de menores de 5 años, Luxemburgo, Islandia, Finlandia, Suecia y Eslovenia.

La diferencia entre el primer y el último país es significativa, en Angola la tasa de mortalidad en menores de 5 años por cada 1.000 nacidos vivos es de 157 niños, en cambio, en Luxemburgo el número de muertes asciende sólo a dos. A pesar de estas cifras se han realizado grandes progresos, por ejemplo, en el África subsahariana se ha pasado de una tasa de 244 muertes en el año 1970, a una tasa de 83 muertes en el año 2015, lo mismo ocurre con el resto de regiones mencionadas en el informe, África septentrional y Oriente Medio, Asia Oriental y Pacífico, América Latina y el Caribe, etc. Esto demuestra que los trabajos que se realizan para mejorar la salud, la seguridad alimentaria y otras cuestiones que afectan a los niños dan sus frutos.

En el informe se pone de manifiesto que la inequidad está poniendo en peligro a millones de niños y amenaza el futuro del planeta, se considera que aunque difícil y complicado, es necesario enfrentarse a una verdad incómoda, la vida de millones de niños está malograda por el simple hecho de haber nacido en un país, en una comunidad, en determinadas circunstancias, etc. Por ello es necesario agilizar la tarea para llegar a todos los niños para intentar cambiar en la medida de lo posible el futuro al que se enfrentan.

Unicef explica que los obstáculos para llegar a todos los niños no tienen una naturaleza técnica, tiene mucho que ver con el compromiso político, la voluntad colectica y los recursos que se facilitan. Considera que es necesario abordar de frente la inequidad y la desigualdad, concentrando la inversión y el esfuerzo en la labor de llegar a los niños que se han quedado atrás. Según el documento, es necesario actuar cuanto antes, ya que de lo contrario, en el año 2030 casi 70 millones de niños podrían morir antes de cumplir los cinco años. Se habla de esta fecha porque es el plazo para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se destaca que en ese año, los niños de África subsahariana tendrán hasta 12 veces más posibilidades de morir antes de cumplir cinco años que los niños de los países de altos ingresos, lo que representa que poco se habría avanzado para cumplir los mencionados objetivos.

Nueve de cada 10 niños en situación de pobreza extrema vivirán en el África subsahariana, más de 60 millones de niños no estarán escolarizados y de ellos, la mitad vivirán en esta región del continente africano. El matrimonio infantil seguirá siendo un tema preocupante, para el año 2030 unos 750 millones de mujeres habrán contraído matrimonio siendo aún niñas. Para Unicef, estas grandes inequidades son una violación de los derechos de los niños y una amenaza para su futuro, no se puede seguir perpetuando los ciclos intergeneracionales de desventaja y desigualdad, la intervención puede romper los ciclos mejorando las expectativas de vida, las oportunidades, la estabilidad de las sociedades, la seguridad y la economía de los países.

Llegar a todos los niños es un compromiso de Unicef, hacer llegar la equidad y dar una oportunidad a todos los niños es más que una obligación moral, debe ser un imperativo para romper los mencionados ciclos. Si no se aborda hoy en día la inequidad, para el año 2030 nos encontraremos con 167 millones de niños que vivirán en extrema pobreza, unos 69 millones de menores de 5 años habrán muerto entre este año y el año 2030, y unos 60 millones de niños en edad de acudir a la escuela primaria, estarán sin escolarizar. La equidad se ha convertido en un tema prioritario, de hecho, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible se reconoce de forma más explícita la importancia de la promoción de la equidad, no hay que dejar a nadie atrás y esforzarse para poder llegar a todos los niños, como un camino para reducir muchas de las desgracias que asolan a la infancia.

El informe aborda todo tipo de cuestiones, el riesgo de mortalidad infantil. Las perspectivas de supervivencia de los niños, los objetivos de la equidad, datos sobre la escolarización y cómo se puede facilitar el acceso a la educación, cómo se puede financiar la educación, hasta donde alcanza la pobreza infantil, etc. Se puede decir que es una radiografía sobre la situación de los niños más desfavorecidos del mundo, destacando lo que se ha avanzado y lo que todavía queda por avanzar. El informe incluye todo tipo de gráficos que muestran la tasa de mortalidad infantil, la esperanza de vida, la tasa de escolarización, el porcentaje de desnutrición por países, el tiempo que se brinda lactancia materna, los avances que se han hecho en el campo de salud mediante el uso de fuentes de agua potable mejoradas o el uso de instalaciones de saneamiento, la tasa de alfabetización, etc.

El Director Ejecutivo de UNICEF explica que los datos revelan que si no se acelera el ritmo para llegar a todos los niños, el futuro de millones de menores desfavorecidos y vulnerables, así como las sociedades a las que pertenecen, están en peligro. Merece la pena dar un vistazo a este informe (Pdf) y conocer la situación actual de la infancia en el mundo, comprobaremos que la inequidad y la desigualdad hacen estragos entre la población infantil y en las sociedades donde viven. Como información adicional, os queremos recordar que Unicef lanzó junto al informe este vídeo sobre un experimento social que tiene como finalidad ayudar a que las personas se enfrenten a sus prejuicios y recordarles que todos los niños merecen una oportunidad.

Fuente: pequelia.republica.com