La mayoría de hombres y mujeres se oponen a la mutilación genital femenina en los países donde aún persiste

Unos dos tercios de los hombres, mujeres, niños y niñas de los países donde la mutilación genital femenina (MGF) es una práctica común aseguran que quieren que se erradique, según los últimos datos de UNICEF.

En los países de los que se disponen datos, el 67% de las niñas y mujeres y el 63% de los niños y hombres se oponen a que sus comunidades sigan practicando la MGF.

“Pese a que la mutilación genital femenina está asociada a la discriminación de género, nuestros resultados muestran que la mayoría de niños y hombres están, en realidad, en contra de ella”, ha afirmado Francesca Monetti, especialista en Protección Infantil de UNICEF. “Desafortunadamente, el deseo de las personas de poner fin a la mutilación genital femenina a menudo está oculto, y muchas mujeres y hombres todavía creen que esta práctica es necesaria para ser aceptados en sus comunidades”.

Los datos revelan que, en algunos países, los hombres se oponen a la MGF con más fuerza que las mujeres. En Guinea, el segundo país del mundo con mayor prevalencia, el 38% de los hombres y niños están en contra de la continuidad de la MGF, frente al 21% de las mujeres y niñas. El mismo patrón se observa en Sierra Leona, con un 40% de niños y hombres en contra y un 23% entre las niñas y mujeres.

La diferencia más notable en las percepciones entre hombres y mujeres respecto a la MGF se produce también en Guinea, donde el 46% de los hombres y niños valora que esta práctica no tiene ninguna ventaja, frente a solo el 10% de las mujeres y niñas. Los resultados también muestran que en más de la mitad de los 15 países de los que se tienen datos, al menos 1 de cada 3 niñas y mujeres creen que la MGF no tiene ningún beneficio. La proporción es muy similar entre los niños y los hombres en 10 de los 12 países con datos disponibles.

Además de una amplia mayoría de personas que se oponen a esta práctica dañina allí donde está más asentada, se está produciendo un creciente impulso y compromiso para erradicar la MGF.

En 2015, Gambia y Nigeria prohibieron por ley la MGF. Por otra parte, más de 1.900 comunidades, con una población estimada de 5 millones de personas, en los 16 países con datos disponibles, se comprometieron públicamente a abandonar esta práctica. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2015 incluyen un objetivo de haber eliminado para 2030 todas las prácticas dañinas, como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil.

La investigación de UNICEF también revela un posible vínculo entre la educación de la madre y las probabilidades de que su hija sufra MGF. En 28 países, 1 de cada 5 hijas de mujeres sin educación ha sufrido MGF, frente a 1 de cada 9 hijas de madres con al menos educación secundaria.

Unas 200 millones de niñas y mujeres vivas en la actualidad en un total de 30 países han sufrido MGF, una serie de procedimientos que pueden causar un dolor extremo tanto físico como psicológico, sangrado prolongado, VIH/SIDA, infertilidad e incluso la muerte.

“Los datos pueden jugar un importante papel a la hora de exponer las verdaderas opiniones de las comunidades sobre la mutilación genital femenina. Cuando las personas se dan cuenta de que los demás no apoyan la MGF, se hace más fácil para ellos poner fin a esta práctica. Se necesita trabajar más con los jóvenes, hombres y mujeres, comunidades enteras y líderes religiosos y políticos, para poner en valor estos hallazgos y los efectos dañinos de la MGF, y acelerar aún más el movimiento para poner fin a esta práctica”, valoró Monetti.

UNICEF y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) colideran el mayor programa mundial para fomentar la eliminación de la MGF. Actualmente apoya los esfuerzos en 17 países que trabajan a todos los niveles, desde el nacional hasta en las comunidades locales.

Fuente: lacomarcadepuertollano.com

Anuncios