8 de septiembre. Día del Cooperante Internacional

Cada 8 de septiembre homenajeamos a estas personas que se merecen todo el reconocimiento y el impulso que nuestra sociedad les pueda brindar, tanto a través de las políticas públicas, como desde las instituciones privadas y de las ONGD.

Un homenaje que no puede olvidar a todos aquellos cooperantes que han perdido su vida mientras desarrollaban su trabajo y que hacen posible el sueño de un mundo más justo.

Los cooperantes son una figura esencial dentro del ámbito de la ayuda para el desarrollo al actuar como puente entre el espíritu de solidaridad de nuestra sociedad y las comunidades beneficiarias de la ayuda. Actualmente son más de dos mil las personas que se encuentran desarrollando esta labor por diferentes países del mundo.

Un papel que requiere de un alto nivel de formación y entrega dadas las difíciles condiciones en las que muchas veces han de desempeñar su trabajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Salida de contenedor, con medicinas y equipo sanitario, desde España y llegada a la zona de Tonkolili (Sierra Leona) el pasado 18 de agosto.

El Estatuto del Cooperante, aprobado el 28 de abril del 2006,  respalda esta labor y sienta las bases de un marco jurídico, con el objetivo de asegurar las garantías laborales, fiscales y sociales de los cooperantes españoles que trabajan en el extranjero. Un Estatuto que establece también una serie de derechos y deberes, que dan una mayor estabilidad y seguridad a la figura del cooperante, facilitando el desempeño de sus funciones.

De esta manera, los cooperantes no son sólo esas personas solidarias y comprometidas que luchan contra la pobreza y la desigualdad, son aquellos que ponen sus conocimientos al servicio del desarrollo, que tratan con líderes locales, con los expertos internacionales, con los técnicos de las administraciones públicas, expuestos a conflictos bélicos, a enfermedades como la malaria o el SIDA, y que ponen en riesgo su integridad física y emocional. Necesitan tener capacidad de negociación, de motivación, además de conocimientos sobre el uso de los fondos que organismos públicos y empresas privadas les entregan. Lograr esta combinación de actitudes y aptitudes es una tarea complicada que precisa de una constante dedicación.  Fuente: jcyl.es

Proyectos en curso de Fundación Atabal