Avances mínimos sobre refugiados

La sesión 71 de la Asamblea General, con más de 130 jefes de estado y de gobierno, concluyó su plenario anual con avances mínimos para aliviar la desesperada situación de los más de 23 millones de personas reconocidas oficialmente como refugiadas.

La sesión de este año tenía como foco ofrecer soluciones integrales y compartidas a la llamada crisis de los refugiados, que sucede en el marco de los 65 millones de personas que en el mundo viven desplazadas por la violencia, la mayor cifra desde la Segunda Guerra Mundial.

La primera cumbre sobre el tema, convocada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue considerada como “un abyecto fracaso” por el organismo de derechos humanos Amnistía Internacional, pese a que fue emitida la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes.

Este documento reafirma los derechos de los refugiados y migrantes en el mundo, en un momento en que aumentan la xenofobia y los discursos populistas de derecha que culpan a la migración de los problemas del mundo desarrollado.

El texto establece además que la comunidad internacional comparta la responsabilidad por los desplazados, aunque fijó para el 2018 la fecha en que se concrete un pacto global con compromisos concretos sobre el tema.

Pese a los modestos acuerdos internacionales, la declaración fracasó en su objetivo original de que los países desarrollados se comprometieran a recibir al menos 10 por ciento de la población anual desplazada por la violencia, tal como había recomendado Ban.

Un día después de tal reunión, fue organizada la Cumbre de Líderes sobre Refugiados, presidida por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que 52 países se comprometieron a multiplicar los recursos para aliviar la situación de los refugiados.

La cumbre, copatrocinada por México y otras cinco naciones, acordó que la comunidad internacional dispondrá de cuatro mil 500 millones de dólares adicionales en 2016 respecto del monto dedicado para los refugiados durante el año anterior.

El documento destacó que aunque la crisis de los refugiados es alimentada esencialmente por el conflicto en Siria, la comunidad internacional reconoce que este fenómeno es de naturaleza global, por lo que es necesaria una respuesta conjunta.

En los compromisos anunciados, 52 países ofrecieron aumentar, casi al doble, la cifra de personas que aceptaron como refugiados durante el año anterior, además de que prometieron mejorar el acceso a la educación para un millón de niños y ofrecer oportunidades de empleo para los adultos en exilio.

De acuerdo con el secretario general de Amnistía Internacional (AI), Salil Shetty, los compromisos anunciados “palidecen frente a lo que se necesita” para aliviar la situación de las personas que huyen de escenarios de violencia y conflicto.

“La cumbre sólo sirvió para exponer la crisis de liderazgo. Con muy pocas excepciones, muchos líderes mundiales no estuvieron a la altura de la ocasión, haciendo compromisos que aún dejan a millones de refugiados mirando al abismo”, consideró Shetty.

El representante expresó que la comunidad internacional ofreció dar refugio a 360 mil personas, en tanto que existen más de 20 millones de refugiados en el mundo.

“Mientras que los líderes mundiales sonríen para las cámaras, los magros resultados de las cumbres no los eximen de responsabilidad. Hasta que más países, especialmente los ricos, aceptan una cifra mayor y más justa de refugiados, estas naciones seguirán del lado equivocado de la historia”, dijo Shetty.

Fuente: AGENCIAS

Anuncios