Guinea lucha contra una epidemia de sarampión

msf190309high

Guinea se encuentra inmersa en una epidemia de sarampión que, en lo que va de año, ya se ha saldado con 14 fallecidos y más de 3.400 enfermos, fruto en gran medida de la drástica reducción de las vacunaciones de rutina durante la epidemia de ébola que afectó al país entre los años 2014 y 2016.

Conakry y Nzérékoré son el epicentro de un brote contra el que Médicos Sin Fronteras (MSF) intenta combatir en la capital con una campaña de vacunación a gran escala. El objetivo es inmunizar a todos los niños de entre seis meses y diez años, así como apoyar a una treintena de centros de salud donde se atienden a los casos leves y gestionar un complejo al que se derivan los pacientes graves.

MSF ha movilizado a 126 equipos de 13 miembros cada uno que han sido desplegados en un total de 164 puntos.

La epidemia deja de nuevo en evidencia las carencias de un sistema que se vio al límite como consecuencia del ébola. La virulencia de esta epidemia obligó a destinar la mayoría de los recursos a combatir esta enfermedad y el miedo al contagio hacía que muchas personas optasen por mantenerse alejadas de las instalaciones médicas.

Hace un año, las autoridades guineanas organizaron una campaña nacional de vacunación para proteger a los niños que no habían sido inmunizados en este periodo, pero a pesar de los esfuerzos el 8 de febrero se terminó declarando la epidemia de sarampión.

El representante de MSF en el país africano, Ibrahim Diallo, ha lamentado en un comunicado que el hecho de que esta epidemia se presente sólo un año después de la campaña masiva “es una señal preocupante de la debilidad del sistema sanitario del país”. En este sentido, ha apuntado que “el sistema de salud todavía presenta graves problemas que socavan su capacidad para prevenir y responder a los brotes de manera efectiva y oportuna”.

RECUPERAR LOS SISTEMAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros expertos recordaron tras la epidemia de ébola que dejó 11.000 muertos en Guinea, Sierra Leona y Liberia la importancia de reconstruir los sistemas sanitarios y dotarles de las capacidades necesarias para hacer frente a situaciones de crisis similares.

Sin embargo, sólo el 18 por ciento de los fondos aportados a los tres países durante la epidemia se destinaron a este fin, según datos del enviado especial de la ONU para el ébola. El dinero se ha destinado principalmente a mejorar la vigilancia epidemiológica para asegurar una detección y una respuesta oportunas,ha explicado MSF

“Si el ébola fue una llamada de atención, parece que desde entonces el mundo se ha vuelto a dormir”, ha criticado el doctor Mit Philips, asesor de políticas de salud de esta ONG. “El impacto de las promesas sobre financiación, apoyo y capacitación que se hicieron durante y después de la epidemia de ébola aún no es palpable para la población de Guinea; y así lo demuestra este brote de sarampión”, ha apostillado.

Fuente: expansion.com – Foto portada: Markel Redondo (MSF)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s