Más de 49 millones de niñas no van al colegio en África Subsahariana

1378188000_137818_1378188000_noticia_normalMás de 49 millones de menores de edad están fuera de la escuela primaria y secundaria en África Subsahariana debido al matrimonio temprano y al embarazo durante la adolescencia, lo que socava sus derechos y limita sus oportunidades, alertó hoy Human Rights Wahch (HRW).

En África Subsahariana, el 40% de las menores se casan antes de los 18 años, y 15 de los 20 países con las tasas más altas de matrimonio infantil en todo el mundo se encuentran en el continente, denunció la organización con motivo del Día del Niño Africano.

“Los Gobiernos deben centrarse en ayudar a las menores a prevenir embarazos no deseados y apoyar sus esfuerzos para permanecer en la escuela”, afirmó la investigadora de HRW, Elin Martínez, en un comunicado.

Aunque la mayoría de los países se han comprometido a garantizar la enseñanza primaria y secundaria obligatoria para todos los menores, muchos excluyen o expulsan a las embarazadas y a las madres jóvenes de la escuela.

Una investigación de HRW detectó que Tanzania y Sierra Leona se encuentran entre los países con las políticas y prácticas más discriminatorias para las escolares embarazadas y casadas.

“Los maestros descubrieron que estaba embarazada”, relató Rita, una joven del norte de Tanzania que se quedó embarazada a los 17 años.

“Descubrí que a ninguna estudiante se le permite permanecer en la escuela si está embarazada … No tenía la información (educación sexual) sobre embarazos ni de lo que iba a pasar”, contó.

Muchas adolescentes se quedan embarazadas porque carecen de la información necesaria para tomar decisiones sobre su sexualidad, planificación familiar y su salud reproductiva, mientras que otras son forzadas a tener relaciones sexuales.

El 80% de las mujeres de entre 15 y 24 años que viven con el VIH se encuentran en África, mientras que las chicas de entre 15 y 19 años tienen cinco veces más probabilidades de contraer el VIH que los chicos, según datos de Naciones Unidas.

Aunque otros países como Camerún, Sudáfrica y Zambia han adoptado políticas para que las madres adolescentes puedan regresar a la escuela después del parto, HRW alertó de que las jóvenes carecen de apoyo para volver: el coste económico es elevado, se enfrentan al estigma en la escuela y no tienen con quien dejar a sus bebés.

“Los Gobiernos tienen la responsabilidad principal de garantizar que las menores tengan acceso a la educación primaria y secundaria gratuita, sin enfrentarse con el estigma y la discriminación”, afirmó Martínez.

En este sentido, indicó que “hay que eliminar las políticas que excluyen a las jóvenes embarazadas o casadas, y poner en marcha medidas especiales para garantizar que todas las adolescentes puedan ir a la escuela”.

También es necesario que los Gobiernos adopten leyes que establezcan claramente los 18 años como edad mínima para contraer matrimonio, añadió HRW.

Fuente: lavanguardia.com

Anuncios