Los cooperantes, imprescindibles

41084833_2195132644095514_8156979056517054464_o

Cada 8 de septiembre aprovechamos para remarcar la importancia de las personas que en su día a día ayudan a conseguir ciertos objetivos que paulatinamente se han ido desarrollando.

La realidad que esclarecen los datos en España es que el perfil más habitual de cooperante responde a una mujer con una edad que supera los 35 años. Siguiendo con la información que aporta la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), que se vio envuelta en una huelga el año pasado por la precariedad en la que se encontraban sus trabajadores, son 2.621 los españoles que se dedican profesionalmente a la cooperación internacional para el desarrollo y a la acción humanitaria.

En cuanto a la procedencia de los cooperantes, la mayor parte de ellos provienen de la Comunidad de Madrid (20%), seguida de Andalucía y Catalunya (14% y 13% respectivamente). Del mismo modo, el sector femenino supera en 12 puntos porcentuales al masculino, habiendo 56 mujeres por cada cien cooperantes. Respecto a la edad, tal y como se apunta anteriormente, el 82% supera los 35 años.

El aspecto geográfico es algo imprescindible para saber cuáles son las zonas en las que se necesita más ayuda. De este modo, la región de África Subsahariana cuenta con un 43% de todos los cooperantes españoles, seguida de América del Sur (24%) y América Central y el Caribe (15%). Las zonas que no llegan a superar la decena en el porcentaje son el Magreb y Asia-Pacífico, con un 6% cada una, y por último Oriente Medio, que cuenta con un 5%.

Además, históricamente el personal religioso ha tenido bastante presencia en este ámbito de actuación. Según el último dato disponible, el 41% los españoles cooperantes se enmarca dentro de la religiosidad. Por otro lado, las ONG también suelen ser muy utilizadas en este aspecto, aunque su cifra desciende hasta el 31%. La propia AECID aporta un 7% de profesionales dedicados a la cooperación, cifra que se eleva hasta el 16% si se trata de organizaciones internacionales.

El Día del Cooperante se instauró seis años después de la firma en el año 2000, por parte de 191 países, de la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas. Esa firma puso de relieve el compromiso de alcanzar ocho máximas en un tiempo de 15 años. Entre esos objetivos se encontraban la erradicación de la pobreza y el hambre extrema y reducir la mortalidad infantil, además de varios puntos dedicados únicamente a la mujer, entre los que se encuentran la promoción de la igualdad entre géneros y la autonomía de la mujer, así como mejorar la salud materna.

Fuente: publico.es / Foto: Fundación Atabal (Proyecto Jóvenes Cooperantes Extremeños)

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: