La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2018

informeEspaña es menos solidaria con las naciones más pobres que hace una década. Con un presupuesto de 2.560 millones de euros en 2017, la ayuda oficial para el desarrollo se quedó en un 0,19% del PIB, mientras que diez años antes representaba un 0,37%. De entre todos los proyectos que se financian con estos fondos, los relacionados con la salud no son una prioridad. A estos programas se destinaron 65,6 millones de euros, un “exiguo” 2,56% del total. Es lo que denuncian Médicos del Mundo y Medicusmundi en su informe La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2018.

Pese a que la partida para programas de salud ha aumentado 200.000 euros, este sector ha perdido peso en el conjunto de la cooperación española. El 2,56% del total de la ayuda bruta en 2017 se destinó a proyectos sanitarios, un porcentaje inferior al de 2016 (3,1%) y muy por debajo de lo que destinan de media los donantes de la OCDE (12,6%).

Medicus Mundi ha pedido que todas las políticas públicas tengan en cuenta la salud, “que si se decide hacer un pantano se considere el aumento de la población de mosquitos y del riesgo de paludismo,  que se desechen las fake news que con otros intereses consideran la calvicie o la celulitis una enfermedad” y que provocan que se pierda efectividad en las verdaderas necesidades sanitarias como la vacuna del sarampión, ya que la resistencia antimicrobiana va a matar a más gente que el cáncer a partir de 2050 (alrededor de 700.000 muertes al año son debidas a la resistencia a medicamentos y, si no hay cambios, se estima que esta cifra crecerá hasta los 10 millones de muertes en el año 2050, con un coste de 100 billones de dólares).

Fuente: Planeta Futuro y AEXCID

 

Anuncios