Hoy es el Día Mundial de la Infancia

Freetown, la poblada capital de Sierra Leona presenta un flujo incesante de personas que se desplazan del campo a la ciudad por trabajo, en busca de educación o para mejorar sus condiciones de vida.

Estos motivos también son los que mueven a las familias rurales que envían a sus hijos e hijas con familiares que viven en la ciudad.

Muchas veces los y las menores acaban siendo sirvientes de sus familiares adoptivos y terminan escapando a la calle. Las mafias también conquistan a familias de zonas rurales a cambio de falsas promesas. En otras ocasiones, son los propios padres los que envían a sus descendientes a ejercer la prostitución o vender en los mercados como forma de sustento económico para la familia. Muchos son los menores que están en las calles por ser huérfanos de padre y madre como consecuencia de la epidemia del virus del ébola, en la que murieron más de 4.000 personas en Sierra Leona.

Como resultado, miles de menores malviven por las calles de Freetown sufriendo malnutrición, enfermedades, abusos, explotación laboral y violencia sexual y sin una oportunidad de futuro cierta.

El autobús de TUBASA-GRUPO RUIZ se convirtió en la primera unidad móvil de estas características en Sierra Leona, recorriendo los barrios más deprimidos de Freetown para convertirse en punto de referencia para la población infantil en riesgo (en el autobús viajará personal sanitario y trabajadores y trabajadoras sociales con experiencia en menores de la calle).

Esta acción está vinculada al proyecto “Unidad Móvil para la Protección de menores en riesgo en las calles de Freetown, Sierra Leona” financiado por la AEXCID.

Uno de los objetivos más importantes de la Unidad Móvil es la prevención de estas situaciones de riesgo y la reubicación de los niños con sus propias familias o con familias de acogida. Para ello se hará un trabajo individualizado con cada niño y con cada niña para proporcionarle un plan de ayuda personal.

En una segunda fase del proyecto abrimos una nueva línea de trabajo (fomentando oportunidades formativas y laborales) donde incidimos en la población joven de 15 hasta 18 años (jóvenes que llevan tiempo en la calle y que tienen muchas dificultades para volver a sus familias o ser acogidos por otras). A estos se les proporcionó una alternativa que les ayude a ser independientes y útiles para la sociedad.

Fundación Atabal sigue implicada con la juventud de Sierra Leona, junto a Don Bosco Fambul con el programa (GO+) que pretende llegar a las niñas menores de edad que están involucradas en una situación de prostitución (de 9 a 17 años) y sacarlas de las calles, ofreciendo un entorno seguro donde se lleva a cabo una rehabilitación y una curación integrales. El objetivo es que recuperen su dignidad a través del empoderamiento y reintegrarlas a la comunidad.