Fallece el misionero José Luis Garayoa

“Peligros Folgado se encargó personalmente de enviarnos un pedazo de Navidad a la misión. ¿Qué decir? Esta mujer es un tesoro…”

El misionero José Luis Garayoa, el mismo que decía esas palabras de la presidenta de Fundación Atabal,  ha fallecido a los 68 años víctima de coronavirus, según ha confirmado la orden de Agustinos Recoletos a la que pertenecía.

José Luís llegó como misionero a Sierra Leona en 1988, donde fue secuestrado durante dos semanas por un grupo armado durante la guerra civil del país.

“Vivir, simplemente vivir, es una aventura apasionante. Y, como toda aventura, entraña sus riesgos. Y es precisamente por el riesgo por lo que África se convirtió en una pasión incurable. Y ni el secuestro sufrido en febrero de 1998 pudo enfriar esa pasión. Antes lo fue la Sierra Madre de Chihuahua, en México. Más tarde la Ciudad de los Niños, en Costa Rica. Luego Valladolid, y El Paso, Texas”

Actualmente seguía su labor en El Paso, donde atendía a los inmigrantes latinos que esperaban la orden para acceder al país.

“En cada lugar dejé jirones de mi corazón, porque en todos y cada uno de ellos fui feliz” (José Luis Garayoa).