Prevención del COVID-19 en poblaciones vulnerables de Sierra Leona (2021)

ANÁLISIS DE LA REALIDAD COVID 19 EN SIERRA LEONA

El aumento de la conectividad global en África, aumenta la probabilidad de un brote continental de COVID-19. Este nuevo coronavirus ha pasado de ser un brote local, a convertirse una pandemia global, infectando a en millones de personas alrededor del mundo que ven afectados sus estilos de vida viviendo repentinamente asiladas. El virus no conoce fronteras y rápidamente ha conseguido colapsar sistemas de salud como el de España, con muchísimos más recursos que el sistema de salud de países como Sierra Leona.

Por ello, son necesarias la aplicación de medidas preventivas para COVID-19, el rastreo, la cuarentena y la detección. Además, resulta imprescindible la educación de la población para fomentar las buenas prácticas de higiene de manos, desinfección y distanciamiento social.

De la misma forma, debe garantizarse la administración de suministros médicos y el almacenamiento de mascarillas quirúrgicas y otros equipos de protección de manera anticipada, así como la adecuada capacitación del personal médico.

Al inicio de la pandemia de COVID-19 en África subsahariana, los gobiernos tomaron medidas rápidas para instituir medidas de bloqueo, activar los sistemas de respuesta y movilizar y formar a los trabajadores sanitarios. Sin embargo, algunos meses después de la pandemia, la evidencia preliminar sugiere que los recursos humanos para salud en el África subsahariana han sido inadecuadamente preparados para afrontar el COVID-19.

Los trabajadores comunitarios de la salud carecen de equipo de protección personal (EPI) suficientes para seguir proporcionando cuidados esenciales de forma segura. La mayoría de los países enfrentan una grave escasez de personal sanitario. Además, se ha percibido una reducción en la búsqueda de atención médica entre algunas personas adultas.

La vacuna o la terapia para el COVID-19 tardarán meses en convertirse en realidad y en estar disponible comercialmente.  Tiempo que probablemente sea aún mayor para los países con menos ingresos como es el caso de Sierra Leona. Si una vacuna, tratamiento o el diagnóstico está disponible, su adopción en lugares con escasez de recursos humanos para la salud se convertirá en una lucha. Por eso, ahora es el momento de invertir en sistemas comunitarios de salud en África subsahariana y evitar así, una crisis mayor.

Es muy importante, además, tener en cuenta que el número actual de casos confirmados de COVID-19 es una subestimación, ya que solo refleja la capacidad de prueba de los países.

 

CUESTIONES CLAVE

El distanciamiento físico en comunidades superpobladas puede ser muy complicado. Las familias en Sierra Leona son extensas, por lo que no es raro encontrar una familia de cuatro a cinco personas hacinadas en una habitación individual con poca iluminación y ventilación.

Las comunidades más desfavorecidas carecen de agua corriente, servicios sanitarios, jabón, lo que dificulta las labores de desinfección

La información y sensibilización a través de los centros educativos, especialmente sobre el uso de mascarillas y el suministro de agua y jabón, podría ser una de las medidas más realistas que se pueden tomar.

Algunos medios se hacen eco de los escasos ventiladores con los que cuenta el país, situándolos entre 1 y 13 según las fuentes consultadas.

COVID-19 Y MALARIA

Existe un peligro real y urgente para las regiones endémicas de malaria cuando se enfrentan a la amenaza de un nuevo brote de enfermedades infecciosas. La OMS está siguiendo de cerca la situación de rápida evolución del Epidemia de COVID-19 y destaca necesidad de asesorar a los países en las regiones endémicas de malaria sobre cómo establecer y ejecutar eficazmente las políticas de salud pública.

Los primeros síntomas de COVID-19, que incluyen fiebre, mialgia y fatiga, y pueden confundirse con la malaria, lo que supone un enorme desafío en las primeras etapas diagnóstico.

En casos de emergencia, la administración masiva de medicamentos y distribución de mosquiteros tratados con insecticidas para el alivio de la malaria a corto plazo en áreas hiperendémicas, ayudarían también a los esfuerzos para la prevención y tratamiento del COVID-19. Es por esto que deben tomarse medidas para el control de la malaria en estos países, y así anticipar el desafío potencial para la salud pública durante un brote de COVID-19.

El estado actual de la pandemia es similar al inicio del brote de ébola en África occidental: con la falta de un vacuna o cura, un cambio generalizado de comportamiento de la población.

La actuación de la población también es necesaria para detener la propagación del virus. Desde el distanciamiento físico al lavado frecuente de manos, son las principales acciones que las personas pueden llevar a cabo para prevenir la infección del coronavirus.

La respuesta a brotes de enfermedades como COVID-19 debe ser eficaz y no reproducir ni perpetuar desigualdades de género y salud, es importante que normas, roles y relaciones que influyen en las mujeres y su vulnerabilidad diferencial sean tenidas en cuenta. Por ejemplo, las máscaras de fabricación local cuestan hasta un dólar, que es más de lo que la mayoría de las mujeres pueden pagar.

Por último, diversas organizaciones advierten que la irrupción del coronavirus en Sierra Leona puede provocar 23.000 embarazos adolescentes adicionales en el país hasta final de año. Durante el brote de ébola, el cierre de las escuelas, las dificultades económicas y la inseguridad alimentaria provocaron que los embarazos adolescentes se disparasen un 65 por ciento. Con la llegada del coronavirus, las niñas vuelven a estar expuestas a estos mismos peligros.

CONOCIMIENTO DE LA POBLACIÓN

Una encuesta nacional en Sierra Leona sobre el conocimiento, las actitudes y las prácticas alrededor de COVID-19 evidencia una fuerte demanda de información entre los encuestados. Se encuentran relaciones entre un mayor conocimiento sobre el virus y la aplicación de medidas preventivas como el lavado frecuente de manos con agua y jabón y el distanciamiento social.

La Provincia Sur difería significativamente de las otras provincias en términos de su nivel de conocimiento sobre COVID-19. Se puede especular que esta diferencia podría deberse a la relativamente alta exposición a los medios (como radio y teléfonos móviles) en la Provincia Sur y la presencia de una universidad, que podría haber traído más conciencia a la pandemia en curso.

Se  han desarrollado medidas para rastrear y desacreditar los rumores, especialmente a través de las redes sociales. La percepción de riesgo de contraer COVID-19 fue relativamente alto, más alto que en encuestas similares durante los primeros meses del brote de ébola.

Las actualizaciones frecuentes en las redes sociales deben ser una prioridad en cualquier estrategia de comunicación. La Radio y redes sociales pueden son plataformas que puedan aprovecharse para difundir información importante.

OBJETIVOS

Acciones para la difusión de medidas de prevención del COVID-19

  • CAMPAÑA INFORMATIVA (Radio, Cartelería, Acciones de Sensibilización)
  • FORMACIÓN EN PREVENCIÓN Y GESTIÓN DEL COVID-19
  • Servicio de Atención COVID-19 en clínica de Baoma Village (preparación de un servicio de atención dotado con materiales de prevención, diagnóstico y tratamiento del COVID-19 y 2 enfermeras).
  • Reparto de Materiales de Prevención  del COVID-19 (Mascarillas, hidrogeles…)

BENEFICIARIOS(AS

CAMPAÑA INFORMATIVA (Radio, Cartelería, Acciones de Sensibilización)

  • Radioyentes (¿100.000 personas?)
  • Niños de DBF (1270 personas)
    • House Plus (700 personas)
    • Programas residenciales (30 niñas)
    • Beneficiarias Autobús (540 personas)
  • Angola Town (1000 personas)
  • Kroo Bay (200 personas)
  • Susan’s Bay (200 personas)
  • Mabella (200 personas)
  • Escuelas (2400 personas)
  • Total personas beneficiarias actividad: 2870 personas (+ radioyentes)

FORMACIÓN EN PREVENCIÓN Y GESTIÓN DEL COVID-19

  • Personal sanitario DBF (5 personas)
  • Profesorado escuelas (150 personas)
  • Trabajadores sociales (40 personas)
  • Líderes comunitarios Angola Town, Kroo Bay, Susan’s Bay y Mabella (8 personas)
  • Total personas beneficiarias actividad: 203 personas

Servicio de Atención COVID-19 en clínica de Baoma Village (reparto de Materiales de Prevención  del COVID-19 (Mascarillas, hidrogeles…)

Dirigida a:

  • Clínica Baoma Village
  • Proyectos DBF: Autobús, Hope Plas, Residenciales (1270 personas)
  • Escuelas (2400 personas)

 

FUENTES DE FINANCIACIÓN

  • Fundación Atabal
  • Agencia Extremeña de Cooperación (AEXCID)

CONTRAPARTE LOCAL

  • Don Bosco Fambul