Día de los derechos de la infancia

fotonoticia_20150406112010-15041256759_9999Mohamed cuenta con naturalidad por qué llegó a Don Bosco Fambul con 14 años: «Le robé a mi padre 20.000 leones (4 euros) y me fui de casa por miedo a que me pegara una paliza cuando se enterara. Me arrepentí, pero tuve miedo y sabía que él no me perdonaría. Un día, un autobús de Don Bosco se acercó al mercado donde dormía y un joven me invitó a ir con ellos. Me convenció su cercanía porque también había vivido en la calle»
 
En casas alquiladas primero, y cambiando cada poco tiempo de vivienda por las protestas de los vecinos, los Salesianos consiguieron en 2002 finalizar el actual edificio Don Bosco Fambul y, con el tiempo, mejorar tanto el programa y los resultados que en la actualidad se habla de «mucho más que centro de menores de la calle, porque les damos atención, los protegemos y les ofrecemos orientación y realizamos un seguimiento para la reintegración en la vida familiar y que continúen con sus estudios.
 
Cada año, un grupo de entre 50 y 70 menores con edades que van desde los 9 hasta los 15 años convive durante 11 meses en Don Bosco Fambul antes de regresar con sus familias. Llegan con la ley de la calle en sus rostros, con la violencia en sus formas y en el lenguaje, «pero poco a poco van aceptando horarios, normas de convivencia y convenciéndose de que en el centro no tienen que sobrevivir como en la calle porque a todos se les trata igual y tienen asegurados dos baños diarios, tres comidas, medicinas, educación, orientación y un lugar donde dormir»
 
La familia de Don Bosco, que es lo que significa Fambul, está formada por trabajadores sociales pero, sobre todo, por muchos jóvenes voluntarios que en su día pasaron por el centro y decidieron formarse antes de regresar para ayudar a otros muchachos como ellos. Entre todos están pendientes de los chicos las 24 horas del día, pero también salen a la calle a evaluar nuevos casos, visitan a las familias, siguen un proceso de orientación con los menores hasta que se sinceran y superan todos los traumas y miedos.