Día Mundial de la Salud

 
HOSPITAL FACHADA - copiaFundación Atabal (con experiencia en proyectos relacionados con la desnutrición infantil, la construcción de una maternidad, la dotación de instrumental y equipo médico para un hospital en Nigeria, la ayuda de emergencia por la epidemia del Ébola, la mejora de la salud y la sostenibilidad) se une, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud, a tantas organizaciones que reclaman medidas urgentes y necesarias para mantener la salud de los seres humanos y del planeta e incentivar un cambio para que las sociedades se preocupen del bienestar. 
 
Más del 90% de las personas respiran un aire insalubre que es consecuencia de la quema de combustibles fósiles. Debido al calentamiento del planeta, los mosquitos propagan las enfermedades más lejos y más rápido que antes. Los fenómenos meteorológicos extremos, la degradación del suelo y la escasez de agua están desplazando a las personas y afectando a su salud.
 
La contaminación y los plásticos llegan hasta el fondo de nuestros océanos más profundos, de las montañas más altas, y se han abierto paso en nuestra cadena alimentaria. Los sistemas de fabricación de alimentos y bebidas muy transformados y poco saludables están impulsando una ola de obesidad, aumentando el cáncer y las enfermedades cardiacas, al tiempo que generan un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. 
 
ALGUNOS DATOS
  • Las metas previstas para el ODS 3, incluida la cobertura sanitaria universal, no se cumplirán a menos que exista un mayor compromiso. Los avances de los últimos años en algunos indicadores no evitan el incremento de la inequidad agrandado por la COVID-19, volviendo a dejar atrás en muchos países a los grupos pobres y vulnerables.
  • El cambio climático es un factor determinante para la salud de las personas en cualquier parte del planeta. Algunos de sus efectos más importantes en la salud son el aumento del potencial de transmisión de enfermedades infecciosas, así como de la inseguridad alimentaria y de los movimientos migratorios debidos a fenómenos extremos.
  • El nacionalismo de vacunas contra la COVID-19 ha impedido el reparto equitativo de las mismas, suponiendo las vacunas un cambio en la evolución de la pandemia solamente en aquellos países que han podido acceder a ella.
A TENER EN CUENTA
  • La pandemia ha evidenciado deficiencias en todos los ámbitos de la sociedad y ha hecho patente la necesidad urgente de forjar sociedades del bienestar sostenibles y comprometidas con la consecución de una salud equitativa, tanto ahora como para las generaciones futuras, sin sobrepasar los límites ecológicos.
  • El planteamiento actual de la economía conduce a la distribución no equitativa de la renta, la riqueza y el poder, y hay demasiadas personas que siguen viviendo en situaciones de pobreza e inestabilidad.
  • Las economías del bienestar deben velar por el bienestar de las personas, la equidad y la sostenibilidad medioambiental. Estos objetivos se han de plasmar en inversiones a largo plazo, presupuestos enfocados al bienestar, protección social y estrategias legales y fiscales.
  • Para romper estos ciclos de destrucción del planeta y de la salud humana es necesario adoptar medidas legislativas, reformar las empresas y apoyar e incentivar a las personas para que tomen decisiones saludables. 
 
Fuente: OMS y Informe «La Salud en Cooperación 2021»
Foto: Fundación Atabal