Carsharin Minits, del Grupo Ruiz, colabora con Fundación Atabal

El proyecto empresarial y social Carsharin Minits, del Grupo Ruiz, pondrá en marcha en Badajoz una iniciativa de movilidad urbana sostenible y cien por cien eléctrica en Badajoz, que consistirá en un servicio de alquiler de vehículos biplazas (que funcionarán mediante una app).

Los vehículos eléctricos (con una autonomía de unos 80 kilómetros y 47 de velocidad máxima), permitirán  moverse por la zona Minits de forma cómoda, económica y sostenible, mejorando la calidad de vida de las personas y de la ciudad en su conjunto, al evitar emisiones contaminantes.

El 1% de la facturación de cada viaje se destinará al proyecto de ayuda a menores en riesgo de exclusión de Sierra Leona, que desarrolla la Fundación Atabal (en 2017 Tubasa ya donó un autobús que funciona en Sierra Leona, al que llaman autobús de la esperanza porque mantiene su color verde).

Fuente: El Periódico Extremadura

Un millón de niños entre barrotes

Suena un chasquido metálico, la puerta se abre con un quejido oxidado y se inicia el paseo hacia el horror. Los pasillos de la cárcel están abarrotados de presos, la suciedad se acumula en los rincones, y las celdas son tan oscuras que los escasos halos de luz adquieren un tono azulado. Los suelos y paredes están ennegrecidos, y de fondo se oyen gritos y portazos. En el patio hay grupos de hombres charlando, y el responsable de la prisión les grita: exige que se tapen la cara.

Así presenta el documental Infierno (Kanaki Films), del cineasta Raúl de la Fuente, la cárcel de Pademba, en Sierra Leona, uno de los presidios peores y más masificados del mundo. El edificio, situado en la capital, Freetown, se construyó hace más de un siglo para albergar a más de 200 reclusos y actualmente acoge a más de 2.000. La cinta, nominada a mejor cortometraje documental en los premios Goya, explica la historia de Chennu, un huérfano de la calle que a los 15 años entró en la cárcel para adultos de Pademba. Tras conseguir salir de aquel agujero, ahora el joven sierraleonés regresa al presidio para pagar fianzas de niños que, como él, se vieron atrapados en la prisión a merced de los abusos de los reclusos mayores.

Tras conocer la situación en la cárcel gracias a Jorge Crisafulli Alberto López, del centro Don Bosco Fambul de Misiones Salesianas, De La fuente decidió alzar la voz. “Con este documental quiero denunciar la situación de los menores en cárceles como la de Pademba. El lugar es un descontrol, un caos, y los niños ahí dentro sufren constantes agresiones y abusos sexuales. Muchos de ellos no han sido ni siquiera juzgados, y algunos han sido condenados a muerte por supuestos delitos cometidos cuando eran niños. Para ellos, es un auténtico infierno”.

El objetivo del último filme de De La Fuente, ganador de dos Goyas por Un día más con vida y Mineritas , es poner en el escaparate mediático un drama global: según Unicef, en el mundo hay más de un millón de menores en prisión. En un informe publicado en julio del año pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas subía la cifra a entre 1,3 y 1,5 millones de niños privados de libertad en todo el planeta. El informe dice que los menores en cárceles pueden ser muchos más, ya que algunos países no disponen de un control fiable y otras veces el recuento no incluye a los menores.

Para el religioso argentino Jorge Crisafulli, con más de 25 años de experiencia en países africanos, todo intento de dar una cifra exacta resulta fallido: “Es imposible concretar una estadística. Sí puedo confirmar que existen menores en cárceles de adultos, sobre todo en cárceles africanas. Muchísimos. He visto cómo niños que han cometido delitos menores como frequency , algo así como vagar por la calle sin hacer nada, son detenidos por la policía, que les cambia la edad y coloca en el informe que el niño tiene 18 años”.

Fuente: La Vanguardia

Recopilación de publicaciones en la web

 

small_small_SIERRA LEONA ATABAL imprenta - copia - copia - copia

small_small_SIERRA LEONA ATABAL imprenta - copia - copia - copia

Destacados

Comprometidos con la Paz y la Justicia

La guerra civil de Sierra Leona pasó a la posteridad como un episodio repleto de codicia, sangre y violencia. Diez años de conflicto que tan solo pudieron ser superados con la intervención directa de tropas extranjeras amparadas por las Naciones Unidas. La dimensión internacional de la guerra se completa, a nivel regional, con el apoyo de la Liberia de Charles Taylor a las tropas rebeldes del Frente Revolucionario Unido, que iniciaron el conflicto. La historia de esta guerra es la historia de los niños soldados y los diamantes de sangre. En la actualidad, Sierra Leona se enfrenta a una doble tarea: superar los fantasmas de su pasado y enfrentar los desafíos del siglo XXI.

Más allá de pedir a los niños y niñas pintar una paloma blanca en sus escuelas, podemos y debemos reflexionar sobre los valores que podemos trabajar desde la infancia:

Honestidad: Cada ser humano debe aprender de sus propios errores, y para ello nunca debemos mentir a los niños ni cubrirles de falsos elogios. Simplemente podemos adecuar el lenguaje a cada situación y trabajar alentándolos a alcanzar sus propios logros.

No violencia: Hoy más que nunca se hace necesaria, sobre todo si observamos los índices de acoso y bullying que ocurren cada vez en edades más tempranas.

Humildad: Gandhi creía que vivir una vida sencilla ayuda a encontrar la pureza espiritual, y practicaba la meditación y el silencio. En Montessori se trabaja con materiales lo más natural posible (nada de plástico), se fomenta especialmente la preparación del ambiente, el minimalismo y el sentido del orden, y las prestaciones suponen casi un ejercicio de Mindfulness y conexión maestro-niño.

Gratitud: el ritmo de vida que llevamos en nuestra sociedad nos hace que muchas veces nos olvidemos de todo lo bueno que tenemos, y de la suerte que gozamos por haber nacido en este lado del mundo. El proyecto The Miniature Earth la realidad del mundo como si la Tierra se redujera a una población de 100 personas. Así, veríamos como 43 viven sin sanidad básica, 18 sin una fuente de agua potable, 13 tienen hambre o desnutridos, 14 no saben leer… Tal y como nos recuerdan sus impactantes vídeos como este, si tienes comida en tu refrigerador y tus ropas en un armario, si tienes una cama para dormir y si tienes un techo sobre tu cabeza, eres más rico que el 75% de la población mundial.

“Aprecia lo que tienes y haz lo mejor que puedas para hacer un mundo mejor”

Fuente: La Razón / Foto: Gervasio Sánchez (Sierra Leona)