La pandemia ha afectado al funcionamiento de los programas contra la MGF

En la actualidad, 200 millones de mujeres han sufrido MGF y debido al incremento demográfico en los países donde prevalece, 68 millones más de niñas corren el riesgo de sufrirla antes de 2030.

La pandemia ha afectado al funcionamiento de los programas contra la mutilación genital femenina, ya que normalmente se llevan a cabo en contextos de grupo y las medidas de distanciamiento social no lo permiten; así como al desvío de la atención, los recursos y la labor de los programas sociales y de salud hacia la contención de la pandemia».

La escuela tiene un papel fundamental en la protección y prevención de la violencia contra las niñas, así como de prácticas dañinas. Es fundamental que los gobiernos inviertan en garantizar que cuando las escuelas vuelvan a abrir, las niñas y jóvenes no queden atrás»

«La mutilación genital femenina constituye una forma de tortura, de discriminación y violencia de género que sufren fundamentalmente las niñas. Vulnera su derecho a la salud, a su autonomía y a decidir sobre su sexualidad y reproducción. Aunque el mundo viene sumando avances en la erradicación de esta práctica y cada año la prohíben más países (como Sierra Leona), la actual crisis podría estar provocando un aumento».

El retraso en la implementación de los programas de protección a niñas y adolescentes provocado por la pandemia frenará los avances relativos a la meta 5.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina (MGF).

No solo está en juego el alcance de los ODS si no que se corre el peligro de retroceder en lo ya avanzado.

Fuente: Alianza «No Quiero» (Amnistía Internacional, Entreculturas, Mundo Cooperante y Save the Children).

 

 

 

Mil millones de Voces por la Educación

La Semana de Acción Mundial por la Educación (SAME) es uno de esos proyectos que tenemos marcados en el calendario. Este año, bajo el lema “Mil millones de voces” se celebrará del 26 al 30 de abril con el objetivo de abordar, de manera urgente, la falta de financiación de la educación, agravada por la pandemia de COVID-19 y que está afectando negativamente al progreso de toda la agenda de desarrollo sostenible y, concretamente, el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4

Durante el pico de la pandemia de la COVID-19, se estima que 1,5 mil millones de estudiantes vieron frenada o interrumpida su educación. Los sistemas educativos continúan enfrentándose a una crisis devastadora, los desafíos en torno al financiamiento público y la presión cada vez mayor sobre los recursos para los servicios públicos están dando como resultado que haya menor prioridad en la educación. Si bien algunos estudiantes han regresado a la escuela, la pandemia de COVID-19 profundizó la exclusión digital de muchas comunidades especialmente vulnerables, tales como los niños con discapacidades.

El mundo se enfrenta a un punto de inflexión en el que ha comenzado una reversión sísmica en el progreso de la educación y tiene efectos devastadores en muchos otros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Además, el Banco Mundial proyecta un posible recorte de un 10% en los presupuestos destinados a la educación debido a la pandemia de COVID-19. No solo deben detenerse estos retrocesos en la financiación de la educación, sino que también deben asegurarse y garantizarse incluso mayor y mejor financiación para la educación.

“En un momento como este, cada vez es más urgente e importante que los gobiernos involucren a las organizaciones de la sociedad civil en la elaboración de los presupuestos de educación para que puedan aportar sus opiniones y comentarios al presupuesto. La intención estratégica general es que los gobiernos cumplan con el compromiso que han contraído con sus ciudadanos sobre el financiamiento interno dentro del Marco de Acción 2030, asignando al menos de un 4% a un 6% del producto interno bruto (PIB) a la educación y / o al menos del 15% al 20% del gasto público en educación”. Grant Kasowanjete, coordinador mundial de la CME.

Refat Sabbah, presidente de la CME, añadió: “Todos los miembros de la CME de todo el mundo, ONG internacionales, redes regionales y coaliciones nacionales por la educación, además de padres, tutores, profesores y alumnos se unen en apoyo de la campaña Mil Millones de Voces. La CME reafirma su compromiso de continuar haciendo campaña por una educación de calidad gratuita, equitativa e inclusiva financiada con fondos públicos para todos, al igual que por la necesidad de mejorar y controlar de cerca los mecanismos de financiamiento de la educación nacionales e internacionales. Esto incluye un llamamiento a sistemas educativos sólidos financiados con fondos públicos que cumplan con los puntos de referencia de financiamiento de la educación acordados internacionalmente, defendiendo la justicia fiscal como un instrumento fundamental para financiar la educación pública y una respuesta eficaz a la creciente comercialización de la educación, y el desarrollo de los llamados mecanismos de financiamiento innovadores ” .

La CME hace un llamamiento a los gobiernos nacionales para:

  • Incrementar la financiación estatal de la educación al 20% del gasto público
  • Incrementar su base imponible con el fin de incrementar los recursos, trabajando hacia una relación impuesto-PIB mínima de un 20%.
  • Ofrecer educación gratuita de calidad para todos y acabar con la tendencia a la privatización y comercialización de la educación.

La CME pide a los gobiernos nacionales y a los donantes:

  • Que mejoren la calidad de la docencia mediante una adecuada contratación, retribución y formación continua del profesorado.
  • Que garanticen que haya sistemas e instituciones educativos inclusivos.
  • Que escuchen y respondan a las voces de los afectados. Debería de habilitarse una plataforma para que las personas y la sociedad civil se puedan expresar.

La CME pide a los donantes:

  • Que permitan la cancelación urgente de la deuda de los países menos adelantados; y el Alivio de la deuda para países de ingresos medios y medio-altos.
  • Que sigan trabajando hacia el objetivo del 0,7% de ayuda exterior, de la que el 20% se destina a la educación.

Enlaces de interés:

  1. Declaración de Política de la campaña Mil Millones de Voces.

 

 

Ataque a una escuela en Nigeria: los estudiantes podrían estar secuestrados

Un grupo de hombres armados llegó durante la noche de este viernes a una escuela en la ciudad de Kankara, donde había alrededor de 800 menores. Según han contado testigos de lo ocurrido, a su llegada, abrieron fuego. 

Cerca de 400 menores consiguieron escapar y llegar hasta el centro de la ciudad (los niños han continuado volviendo al centro y, según el último informe, el número de estudiantes desaparecidos que han regresado suma ahora 406). Pero el resto habrían sido secuestrados.

Los padres de los menores están desesperados y piden que encuentren a sus hijos. El gobernador del estado ha declarado el cierre inmediato de todas las escuelas secundarias por precaución.

Los secuestros a cambio de una recompensa son comunes en esta zona de Nigeria, aunque se descarta que se trate de un grupo terrorista, a diferencia de la situación vivida hace más de cuatro años, cuando el grupo terrorista Boko Haram secuestró a 219 niñas de la escuela de Chibok.

Las jóvenes estuvieron retenidas durante años, e incluso algunas de ellas fueron sometidas a esclavitud sexual. La sociedad marchó entonces bajo el lema ‘Devolvednos a nuestras niñas’. Ahora, los padres de los niños de Kankara comparten el mensaje y piden a los dirigentes que actúen.

Las Fuerzas Armadas habrían localizado a los milicianos, que tendrían a más de 300 niños secuestrados, según fuentes de seguridad, en un bosque a unos kilómetros de la ciudad (Info: AGENCIAS – Foto: REUTERS).

 

PROYECTOS de FUNDACIÓN ATABAL en NIGERIA

 

 

 

Día de la Tierra: arranca la acción global por el clima

En el Día de la Tierra es necesario pararse a reflexionar sobre la situación de emergencia ecológica. Una crisis climática a la que hay que hacer frente situando en el centro las indicaciones de la ciencia y la protección a los colectivos más vulnerables.

Por ello, Fridays for Future, junto a las organizaciones que forman parte de Alianza por el Clima y 2020 Rebelión por el Clima, realizarán durante los próximos días 22 y 24 de abril varias movilizaciones virtuales con el objetivo de trasladar la necesidad de que esta crisis no suponga un intento de prolongar un modelo de producción y consumo que genera la degradación social y ambiental actual, así como alertar de que cualquier salida viable tiene que pasar por la transformación completa del sistema bajo criterios de justicia climática. Esta salida debe basarse en las personas, en sus posibilidades y en sus necesidades, así como en la protección de los recursos naturales. Una idea resumida en una frase: “Salgamos del parón y transformemos la actividad de un modo climática y socialmente justo”.

Apenas queda tiempo para actuar. En palabras del propio Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente: “Retrasar la acción solo retrasa lo inevitable. Postergar las medidas necesarias aumentará el costo de construir defensas costeras, proteger la seguridad alimentaria y adaptar la infraestructura.” El programa añade que “los gobiernos no pueden darse el lujo de esperar. Las personas y las familias no pueden darse el lujo de esperar. Las economías deben tomar el camino de la descarbonización ahora”.

La ciencia es clara. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) manifestaba en 2018 que “para que las trayectorias limiten el calentamiento global a 1,5 °C […] necesitarían transiciones rápidas y de gran alcance en los sistemas energético, terrestre, urbano y de infraestructuras (incluidos el transporte y los edificios), e industrial”. Una transformación que requiere de la puesta en marcha de una serie de medidas urgentes de carácter ambiental y social. Muchas de ellas están recogidas en el manifiesto publicado el pasado 15 de abril que cuenta con el apoyo explícito de más de 220 colectivos.

Fridays for Future–Juventud por el Clima
Alianza por el Clima
2020 Rebelión por el Clima