Campaña de Solidaridad con Sierra Leona

Cartel cuenta reducido

Desde la Fundación Atabal, y junto a nuestras contrapartes en Sierra Leona, hemos iniciado una campaña solidaria para paliar los efectos que las riadas en Freetown, en las que han muerto más de 300 personas, desaparecido más de 600 y muchas han quedado heridas o sin casa.

Lo recaudado se destinará a ayuda de primera necesidad (alimentos, agua, ropa, medicinas…) de las personas damnificadas.

¡¡Haz tu donación!!

Nº de cuentas:
Ibercaja ES98 2085 4500 770333821025
LA CAIXA ES41 2100 2425 150200100404

Muchísimas gracias.

Anuncios

Están “preparados” para prevenir otro brote de ébola

 

Freetown-streetEl director de Cáritas Freetown asegura que están “preparados” para prevenir otro brote de ébola

El vicepresidente del Equipo Humanitario de Cáritas África y director de Cáritas Freetown, en Sierra Leona, el sacerdote Peter Konteh, ha asegurado que en estos momentos están “preparados” tanto a nivel educativo y de información como a nivel sanitario para prevenir cualquier otro brote de ébola o reducir su impacto.

“En términos de educación e información básica sobre el ébola estamos muy preparados ahora, también los centros de pruebas están ahora en casi todas las regiones de Sierra Leona; estos son dos indicadores importantes que nos ayudarán a prevenir cualquier brote o a reducir su expansión”, ha asegurado en una entrevista con Europa Press el padre Konteh, en el marco de su visita a Madrid esta semana donde ha ofrecido una charla en Manos Unidas.

Según explica Konteh, que es además uno de los socios principales de Manos Unidas en Sierra Leona, una de las mayores consecuencias que ha dejado la epidemia de ébola, a pesar de que ya ha transcurrido más de un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció su fin en este país, son “los supervivientes” que se han convertido en una “carga” para la sociedad. A esto se suma la pobreza y el debilitamiento de la situación económica.

En todo caso, la población de Sierra Leona no solo sufre aún los efectos de una crisis sanitaria sino también de una brutal guerra civil que duró diez años. El sacerdote, que intervino en el proceso de construcción de la paz durante el conflicto, explica que “la violencia ha cesado” pero no así la pobreza pues en algunas partes del país la gente sin recursos ha sido incapaz de reconstruir sus viviendas tras la guerra.

También señala que la guerra dejó una “economía rota” y “un país con grandes problemas de analfabetismo”. “La pobreza y la desigualdad son enormes”, añade este sacerdote que fue ordenado en el punto máximo del conflicto, el 9 de abril de 1996 y que lleva más de 30 años dedicado a ayudar a la población.

Ante estos problemas, Konteh enumera algunos proyectos que han puesto en marcha como una clínica móvil que proporcionará apoyo sanitario a las personas pobres en los suburbios que quedaron muy afectados por el ébola; un programa de ayuda a las mujeres que quedaron viudas como consecuencia de la epidemia; de apoyo a los propios supervivientes y de cuidado y protección a los huérfanos del ébola.

La población está “cansada” de todas las adversidades a las que se ha tenido que enfrentar en los últimos años pero, según precisa el padre Peter, son “los desafíos de la vida” y “agradecen a Dios” que están vivos para ver “las tendencias cambiantes”.

Sobre la crisis de refugiados, el padre Konteh, que tiene experiencia en la gestión de campos de refugiados y desplazados de los años de la guerra civil en Sierra Leona, recuerda que la principal razón por la que los refugiados y migrantes huyen de sus países hacia Europa son la pobreza, las guerras y el hambre.

Por ello, considera que la solución pasa por ayudar al desarrollo de los países pobres de África para que los jóvenes, cuando viajen fuera, lo hagan como “turistas” y “no como migrantes”. En concreto, sugiere invertir en acuerdos de comercio justo y fortalecer la economía de estos países.

Fuente: Agencias

¿Por qué se llama así la República de Sierra Leona?

sierra_leona_3_510_340_90Este país se ubica en un territorio descubierto por el portugués Pedro da Cintra en 1462. Desde el principio lo bautizó como “Sierra Leoa” que en español es Sierra Leona, debido a que sus montañas tienen la forma de una leona echada.

Al poco tiempo llegaron otros portugueses que asociados con comerciantes ingleses de dedicaron a extraer riquezas de ese hermoso lugar. Por largos años, este país fue el preferido por unos y otros para el comercio de esclavos al grado que, por ejemplo, la riqueza que acumuló el pirata inglés Richard Hawkins (1562-1622) fue suficiente motivo para que la reina Isabel II la diera un título de nobleza, pues de ese tamaño son los valores requeridos para ser un noble inglés.

Cuando el Parlamento británico decidió suprimir la trata, a finales del siglo XVIII, un millar de esclavos se escaparon de Las Antillas y se fueron como pudieron hasta Inglaterra para hacer buena esa decisión judicial donde se desconocía la esclavitud en territorio británico. Sin embargo, la salida que le dieron al difícil planteamiento fue que Inglaterra tenía “Un problema demográfico” y así los retornaron a África, lugar donde habían sido secuestrados sus ancestros. El líder abolicionista Granville Sharp, compró 250 km2 a los jefes étnicos a cambio de 60 libras esterlinas y de esa forma pudo organizar una sociedad de agricultores. Así fue como Gran Bretaña hizo de este territorio –ya de todo- una colonia británica. Sierra Leona fue motivo de inspiración de los filántropos ingleses quienes tuvieron la idea de fundar allí un asilo para libertos o fugitivos. Granville fue la primera población creada con ese objetivo hasta que en 1794, otros filántropos, ahora franceses, enviaron un grupo de guerreros y la destruyeron. En ese sitio se fundó después la Ciudad Libre o Free Town. La corona británica fue recipiendaria en 1807 de la cesión de Alexander Falconbridge, quien tenía una carta de fundación sobre este territorio. Le donó a su patria los derechos que había conseguido, por lo que Sierra Leona pudo aumentar su población en forma considerable pues ya pudieron llegar barcos ingleses cargados de esclavos provenientes de otras partes de África.

Fuente: Leopoldo Espinosa Benavides / elregio.com