EL PAÍS

Sierra Leona es una nación del África Occidental que limita con Guinea Conakry y Liberia. Tiene una población de 6 millones de habitantes. Durante el siglo XVIII fue un importante centro de tráfico de esclavos. Al igual que Liberia, Sierra Leona fue fundada principalmente para establecer a esclavos liberados, los cuales fundaron la capital del país, Freetown, en 1791.

En 1808, Freetown pasó a ser una colonia de la Corona Británica, siendo el resto del país declarado como protectorado británico en 1896. La colonia y el protectorado se unieron para conseguir la independencia en 1961.

Desde entonces no ha logrado encontrar un equilibrio socio-político estable. Desde 1991 y hasta el comienzo de 2002 una de las peores guerras civiles de África, cuyas secuelas son aún visibles hoy día. En la década que duró el conflicto, entre 20.000 y 75.000 personas fueron asesinadas o mutiladas.

En 2002, con el apoyo de la comunidad internacional, se logró poner fin a esta guerra económica provocada por el control de los diamantes.

A pesar de las desavenencias históricas y coyunturales, Sierra Leona es un país con una riqueza cultural enorme. Dado a su pasado colonial, posee una mezcla de elementos africanos e ingleses. Mestizo, con una cultura muy diversa, de tradiciones y costumbres que varían dependiendo de los pueblos. En Sierra Leona habitan unos quince grupos étnicos, los más populares son los Temne y los Mende. Las religiones mayoritarias de Sierra Leona son el Islam (78%) y Cristianismo (20,9%). Todo esto confiere al país un carácter diverso, de un colorido crisol de costumbres y tradiciones que salpican el día a día de los sierraleoneses.