Niños y niñas, siempre víctimas

Una de las características de la guerra en Sierra Leona ha sido el continuo secuestro de niños y niñas para ser forzados a actuar como soldados  y esclavas sexuales.

En este país donde el 50% de la población tiene menos de 15 años, los menores se convirtieron en un útil de fácil manejo. Son jóvenes sin educación, sin formación profesional de ningún tipo, despojados de la pobreza de sus casas, con familias caídas en el conflicto o simplemente necesitados de ejercer como auténticos mercenarios inconscientes el único modo que conocen de supervivencia.

Los niños secuestrados en Sierra Leona han sido utilizados como escudos humanos, esclavas sexuales y finalmente entrenados para ser soldados.